WordCamp Granada 2019 no termina hasta que se escribe sobre ella

Hace unos días que finalizó WordCamp Granada 2019, empecé a escribir el miércoles, y he terminado el sábado. A lo largo de esta semana he pasado por una ruleta rusa emocional que entenderéis cuando leáis lo que he vivido este año y en especial el pasado fin de semana.

Parece que fue hace 1.000 años, pero solo hace uno, cuando finalizó WordCamp Granada 2018, de la mano de Fran Torres, líder de esa edición. Era mi primera WordCamp y no se me había ocurrido otra cosa que aceptar las tareas de organización en el área de comunicación.

Cuando escribí el artículo correspondiente, recuerdo que tardé dos días, fue publicar y caí enfermo (las secuelas me duraron dos o tres meses). Pero pasados los primeros estertores del resfriado que pillé, me pasé un día por la oficina de CloseMarketing a ver a mis compañeros David y Sacra.

Una proposición que no puedes rechazar

Recuerdo como si fuera ayer cuando David se levantó sonriente a darme un abrazo y me dijo “Jesús, ¿quieres entrar en el equipo para organizar la candidatura de WordCamp Europe 2020 para Granada?”. No recuerdo exactamente cuál fue la respuesta que le di, pero sí que al menos se me pasó por la cabeza, e incluso seguro que pude materializar a través de mis labios un “la madre que te parió…”. Pero a esa propuesta no podía negarme.

El proto-equipo

Ahí fue donde se formó el proto-equipo que se lanzaría a organizar WordCamp Granada 2019. Estamos hablando de que finalizó la WordCamp en Noviembre, y a mediados de diciembre, sin recuperarnos, estábamos ya preparando la candidatura de WordCamp Europe.

Este trabajo duró hasta febrero, permitió poner a prueba al equipo, y nos dio una inyección de ilusión brutal. La perspectiva de acoger un evento como el que acabábamos de vivir, pero atrayendo a más de 2.000 personas a nuestra ciudad hacía que las endorfinas rebosaran por nuestros pabellones auriculares.

Seguimos con mucho interés y con secretismo absoluto la elección de la sede de WCEU. No podíamos decir nada, de todos es sabido que la noticia se da el último día de la WordCamp Europe de ese año, y no podía trascender.

Si no hay WCEU, habrá WCGranada

Finalmente, en marzo supimos que no habíamos sido elegidos, que la próxima sede estaría cerca, pero no tanto: Oporto. No obstante, de todo esto quedó el trabajo en equipo y la ilusión que habíamos compartido. Pero también quedó este video que a mí me toca mucho, porque transmite el entusiasmo que vivimos en esos días.

Vídeo de la candidatura de Granada a WordCamp Europe 2020

De los representantes de las instituciones que nos apoyaron no queda ya ninguno en pie, excepto nuestra querida Rocío Valdivia, y que sea por muchos años. La intervención de Fran, cojonuda como siempre, y la intervención de mis compañeros todavía me pone los pelos de punta.

El equipo

Ahí estábamos David, Antonio, Sacra, Miguel Ángel, Jesús Nuño, Lolo, Anabel y un servidor. No nos lo dieron, pero tampoco nos vinimos abajo. Más bien nos vinimos arriba, ya que David (un poco empujado, o no… por Rocío Valdivia) nos propuso montar WordCamp Granada 2019 bajo su batuta. No cayó ni uno solo, pero necesitábamos a algunos más.

El equipo final quedó compuesto por Sacra Jáimez (Voluntarios), Antonio Martínez y Miguel Ángel Pérez (catering e instituciones), Jesús Nuño (soporte a asistentes), Lolo Marchal (patrocinadores), Anabel Sánchez y yo (comunicación), pero añadimos a Cecilia Pastorino y Lorena Meana (diseño), Fran Torres (Programa y ponentes), Antonio Cantero (Web) y Roberto Gallego, un comodín imprescindible, que ha sido un gran descubrimiento, ha estado entregado a la causa hasta el final, y que ha hecho de todo. Por supuesto, todos coordinados por David Pérez, que a motivado de la vida no le gana nadie.

Comunicación de nuevo, pero con ayuda

David ensayando su charla para WordCamp Madrid con Fran Torres y Rocío Valdivia.

Yo sabía ya por la experiencia del año pasado, que comunicación era muy exigente. Además, este año había empezado siendo complicado por el trabajo y no sabía lo que podía ocurrir, así que pedí que Anabel me acompañara en ese camino, puesto que el año pasado fue voluntaria y mi mano derecha el día de la WordCamp, y el éxito de la comunicación de ese día fue responsabilidad de ella y de Sonia, la otra voluntaria que nos ayudó.

Principios de marzo, asistía a la South Tech Week, congreso organizado en la práctica por CloseMarketing, al que David y Sacra tuvieron el detalle de invitarme, y en el que conviví con ellos durante tres días fantásticos. Allí mismo en el Palacio de Congresos se gestó la nueva WordCamp, un día se mantuvieron las conversaciones tanto con la gerencia de Palacio como con Rocío, que asistía también como ponente, y al día siguiente (al más estilo bullicas que caracteriza a David) ya estaba pedida y confirmada la solicitud para celebrar WCGranada 2019.

Pero fue en concreto el 5 de abril, día de mi cumpleaños, cuando empezamos a organizar WordCamp Granada 2019. Esa mañana partíamos para Madrid David, Sacra y yo, cuando empezamos a hablar de la nueva WordCamp, puesto que la Europe la habíamos perdido. No habíamos llegado a Despeñaperros cuando David dijo: “Sacra, abre un Google Keep y vamos a organizar el equipo”. A la hora de la comida teníamos el equipo montado. Cuando llegamos a Madrid ya habíamos echado a andar la rueda, con varias llamadas confirmando miembros, etc. Al estilo “bullicas” de David… ?

La cena con Rocío

No quiero dejar pasar la oportunidad de contar que la noche que Rocío se iba para Málaga, me quedé acompañándola hasta que la recogieran, para que no se quedara sola. Cenamos juntos y tuvimos una conversación que cambió mi vida. Recuerdo que le conté mi trabajo anterior con los GIS, y ahí fue donde empezó a animarme a volver a retomarlos, a hacer cosas con los mapas, aplicadas a lo que hacía ahora en la web, pero que no lo dejara abandonado. Recuerdo su frase: “yo tengo que irme recordando que he cenado con el tío de los mapas, no con otro más que hace webs”. Y ahí fue donde decidí resucitar esa parte que yo creía muerta en mi currículum y le propuse de nuevo a Boluda (a través de Materrón) hacer un curso de introducción a los GIS para su plataforma de cursos.

Quiero pensar que Rocío tiene parte de culpa en la oportunidad que me ha dado Joan Boluda de trabajar con él. Y creo que así fue. ¡¡ Gracias !!.

Un año complicado

Este año ha sido especialmente complicado, por primera vez en varios años empezaba a recuperarme de una crisis que me había mantenido en una precariedad bastante fuerte durante mucho tiempo, estaba en ese punto en el que cohete ha despegado ya de tierra, está corrigiendo rumbo hacia la órbita a la que se encamina, pero en el que si pierde algo de fuerza, la hostia que se puede pegar quedará para los anales de la historia.

Tal vez eso ha condicionado mi travesía por este largo camino a la WordCamp, marcado por la entrada más frecuente de trabajo y el sufrimiento de un proyecto tremendamente tóxico que me ha dejado muy tocado del ala. Pero por otro lado, también ha sido el año en que Joan Boluda aceptó mi propuesta de curso de GIS para su plataforma (con la ayuda y el apoyo de Materrón, que creyó en mi). ¿Quién me lo iba a decir?

A partir de ahí, todo empezó a coger una velocidad de vértigo. El verano fue más o menos tranquilo, y yo andaba sumido en trabajos tóxicos, el curso de boluda, un cambio de ordenador ya absolutamente necesario que me trajo no pocos dolores de cabeza… Y desde septiembre, todo fue como bajar por un tobogán.

Boluda y WCSevilla

Nos entrevistaron Joan Artes y Joan Boluda en WPRadio, por segundo año consecutivo. Joan Boluda buscaba un profesor interno para boluda.com, y ahí le tiré la caña. Pocos días después tenía su confirmación de que entraba a formar parte del equipo. Obviamente, todo es mucho más complicado que todo eso, pero básicamente fue así.

Llegó WordCamp Sevilla 2019, la primera WordCamp para desarrolladores oficial del mundo, a la cual en un principio no tenía previsto ir, pero a la que finalmente decidí ir con David y con Luis Molina, de Trevenque, al que ya conocía de su etapa en Escuela Arte Granada, y al que tuve la suerte de conocer mejor personalmente y descubrir una gran persona.

De las charlas tengo pocos recuerdos, pero del evento sí que quedaron los siguientes:

  • El impactante vídeo de apertura de la WordCamp, realizado por Nilo Vélez, que repasaba la historia de WordPress, y que días después desbancaría a Matt Mullenweg de la portada de WordPress.tv. Pone los pelos como escarpias.
  • La frenética mañana en la que Rocío y yo maquinamos la posibilidad de hacer cosas increibles con mapas.
  • La jornada grabando cual unidad móvil con David el podcast “Camino a la WordCamp” con miembros de la comunidad. Lo pasamos de escándalo.
  • El podcast que grabamos con Esther y Nahuai, los Freelandev, que lo pasamos de miedo, y que nos unió a ellos un poco más.
  • La convivencia con David y Luis, que me hicieron pasar tres días fantásticos.
  • Las risas con Materrón, con su humor desahogado y gamberro.
Grabación de los podcasts “Camino a la WordCamp Granada” y “Freelandev, especial WCGranada” en WordCamp Sevilla 2019 (Foto: Nahuai Badiola)

La “Boludada”

Después llegó la “Boludada”, el Evento de Marketing Online 2019, que este año se celebró en Barcelona, en unos días difíciles en Barcelona, si bien todo lo que ocupaba todos los telediarios y portadas de periódicos, sucedía en tres calles y cuatro carreteras. Recuerdo la incertidumbre de los días previos en los que no sabía si iríamos, hasta que al final Sacra y yo decidimos que sí, que iríamos y que, si pasaba algo, Dios reconociese a los suyos (como dijera Simón de Montfor).

Sacra y yo hicimos un trabajo de funnelización brutal en el EMO, tanto que nos trajimos a un patrocinador (Zonadam), y a sus artífices, Carlos y Aitana, con los que rápidamente congeniamos y lo pasamos genial. Pero también nos trajimos dos amigos, con los que pasaríamos ratos estupendos allí y luego aquí. También nos trajimos a Bohdan Shila como asistente y a algunos más. Gente fantástica con la que queríamos compartir nuestra fiesta.

Por otro lado yo me traje un esguince de tobillo gracias al bailecito y al posterior revolcón que nos pegamos Nahuai Badiola y yo en la moqueta de la sala donde se celebraba el EMO. Creo que quizá no he formulado la frase de la mejor forma, claro que Bosco Soler jura que vio una escena de apareamiento, cosa que desmiento rotundamente.

Por último, llevar a Sacra a mi lado, una experimentada viajera, que me cuidó en mi inseguridad viajera (soy como un gato cuando piso un aeropuerto). Las experiencias nos unen, y lo mismo que la WCSevilla me unió más a David, el EMO hizo lo mismo con Sacra.

Sacra y yo volviendo de Barcelona. La mierda de fondos que pone Ryanair.

Camino a la WordCamp

La estrategia de contenidos por la que David y yo apostamos este año, y gracias a que Anabel me cubría en redes sociales, fue el podcast “Camino a la WordCamp”. La idea la tomamos del podcast del mismo nombre que realizaron Jaime Garmar y Dani Serrano para WordCamp Madrid, y el título directamente se lo mangamos.

No obstante, le dimos nuestro “toque” personal, es decir, un estilo que se fue haciendo más desahogado con el paso de los programas, con un total descuido de las formas. Sí, lo sé, soy una mierda de presentador, pero ¿y lo bien que lo “pasemos”?

La oportunidad que nos ha dado este podcast de hablar con verdaderos cracks de la comunidad WordPress no tiene precio. Por él pasaron Pablo Moratinos y Juan Hernando, Jaime Garmar, Javier Casares (por tres veces), Juanka Díaz, Sacra, Ángel Moreno y Dani Serrano, Esther Solá y Nahuai Badiola y Fernando Tellado. A estos hay que sumarle algún incauto más al que enganchamos en WCSevilla como Ibón Azkoitia y Joan Artés.

Mi sensación es que este podcast nos ha creado un vínculo más fuerte con todas estas personas, ese sentimiento de comunidad del que tanto se habla. No puedo más que agradecerles su paso por él, y el rato que nos brindaron a David y a mi. Por otro lado, éste ha sido otra de esas cosas que me ha unido más a David. De hecho, ha sido el germen de un proyectito que sacaremos en el futuro, y del que ya os enteraréis.

Supongo que las horas que se ha llevado el podcast han sido tantas o más que las que se llevaron las redes sociales el año pasado, solo que creo que se han pasado más rápido por lo bien que nos lo hemos pasado.

A esto hay que añadirle una entrevista en Cope Granada y una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Granada con un concejal al lado. La zona de confort a tomar por saco.

Llegada a la WordCamp

Y llegó el día, las semanas previas a la WordCamp habían sido muy estresantes, dado que yo estaba en un limbo laboral, ya que estaba finalizando el curso de GIS para Boluda, el cual había crecido como un mastodonte, había dejado de lado clientes puesto que a partir de ahora no podré atenderlos adecuadamente, y no llegaba nunca el momento de empezar a trabajar con Boluda, eso me focalizó completamente en terminar el curso, que pude entregar completamente el lunes de la semana de la WordCamp.

El resto de la semana traté de tomarlo con “calma”, dentro de lo que era posible dadas las circunstancias, con objeto de no pegar el bajonazo del año pasado.

Miércoles

El miércoles ya quedamos Sacra, David, Javier Casares y yo a tomar algo y a maquinar cosas. Días antes David y yo habíamos grabado un vídeo que, junto con las correspondientes escenas que habían grabado el resto de organizadores, conformaba la sorpresa de la apertura de la WordCamp.

La idea que habíamos ido configurando, siguiendo el carácter desahogado del podcast, era que, cuando entraran los asistentes al evento a las 8:30 de la mañana, los organizadores desapareciésemos en el backstage del escenario. Los voluntarios serían los que cargarían con el peso de la recepción y la acreditación de asistentes, y los guiarían hasta la sala Manuel de Falla del Palacio de Congresos, donde se realizaría la apertura.

Necesitábamos alguien que encendiese la mecha, y pensamos en Javier Casares, ¿quién si no?, el papel le iba de escándalo, así que hablamos con él y decidimos que él y Ángel Moreno hicieran algo.

Jueves

Rocío y yo maquinando en el Contributor Day (Foto: David Fernández)

Al día siguiente, jueves, nos juntamos para preparar el Palacio de Congresos, echamos la tarde (yo con Rocío más bien, mea culpa). Como siempre, el trabajo de voluntarios y organizadores hacía que nadie se viera agobiado.

Después meetup pre-WordCamp, una tradición apta para masoquistas, que ya predispone el cuerpo para dormir poco. Pudimos conocer a un montón de nuevos asistentes, ya que a algunos de los clásicos se unieron algunos noveles.

Viernes

Llegó el día del Contributor. Esa mañana me tocó hacer algunas cosillas, y salí corriendo para el palacio de congresos, donde hicimos la prueba de sonido antes de la comida, y ya pudimos comer con algunos de los asistentes como Nahuai y Celi, Esther Solá, Bohdan, etc. Y corriendo porque Sacra y yo llevábamos la mesa de Marketing, tratando de relanzar el proyecto que impulsó Priscilla Bocage en WordCamp Madrid, y al que queremos darle continuidad.

“Ojalá entre un Tiranosaurus Rex y le arranque la cabeza de cuajo” piensan todos abstraídos durante mi explicación XD (Foto: Weiko)

Al final tuvo éxito, se plantearon ideas muy interesantes y el proyecto de lanzar un “Manual” de comunicación para WordCamps en España y reformular el modo de dar a conocer la comunidad WordPress fuera de sí misma. Como se suele hacer en los Contributors, al principio y al final nos tocó hablar, contando los objetivos planteados y los conseguidos respectivamente. Conste que me habría gustado que Sacra hablase, pero no quiso. Así que me tocó a mí.

Sacra y yo responsables de la mesa de Marketing en el Contributor Day (Foto: David Fernández)

Cena de ponentes, voluntarios y patrocinadores

Tras pasar por casa y antes por un atasco de una hora, tocaba ir a la cena de ponentes, voluntarios y patrocinadores. El escenario espectacular, Cármen de los Chapiteles, con la Alhambra que se nos caía encima. Pero las fotos de grupo con Andererwinkel no defraudan, vienen a ser como un discurso de Fidel Castro de duración, y a mi me tocó subirme a una silla con David (que pequeño no es), y mantenernos sobre ella como si estuviésemos bailando un chotis sobre un ladrillo. Digo yo, que ahora se entenderá un poco mejor mi cara de sufrimiento en alguna instantánea.

Con respecto a la cena, me sentí como en el Bulli, la ración más grande había que cogerla con dos deditos y con delicadeza, pero como hubo muchas cosas, hicimos una mezcla cojonuda en el estómago. No obstante hubo momentos en que me planteé un plan B por si moría de hambre. No hizo falta finalmente.

En cuanto pudimos, volvimos a casa, tarde en cualquiera de los casos, teniendo en cuenta que a las 7:30 teníamos que estar en el Palacio de Congresos.

El gran día

Me costó dormirme, pero lo conseguí, y al día siguiente, con muy pocas horas de sueño, me fui para el escenario del evento. Yo andaba un poco obsesionado con la performance que habíamos preparado David y yo y en la que íbamos a involucrar a todos los organizadores. No era el único, Javier Casares, cómplice necesario había dormido peor que yo pensando en el asunto.

Cuando llegó la hora de que entrasen los asistentes al Palacio de Congresos, tuve que hacer de perro ovejero e ir reuniendo a todos en el backstage. La idea era, según el vídeo que habíamos grabado previamente, que David y yo íbamos “Camino a la WordCamp” andando por granada y, en vista de que nadie aparecía por el Palacio, David llamaba a todo el mundo por teléfono. Cada uno estaba a lo suyo, y lógicamente nadie podía ver a un solo organizador.

Esto supuso que los voluntarios se tragaran la recepción completa de los asistentes y las acreditaciones, guiados siempre por Ángel Moreno, que tiene un huevo de experiencia.

La performance

Tal y como habíamos hablado, la mecha de la bomba la tenían que encender Javier Casares y Ángel. Y vaya si lo hicieron bien. Juzgad vosotros mismos. Os recomiendo ver el vídeo hasta el final.

Podéis imaginar que el momento en el que salen todos mis compañeros tuvo que ser muy emocionante para David. Para mí al menos lo fue.

Por lo que yo estaba más nervioso era por sincronizar mi entrada real en el escenario con lo que se veía en el vídeo al asomarme tras la cortina, y eso quedó clavao, o casi. Cuando empujé a David, quizá se descuadró un poco, pero bueno, a la gente le gustó, les divirtió, y eso es lo importante.

Primera presentación

Después de este lío, al que yo no estoy acostumbrado para nada, me tocó presentar a Ángel Rodríguez, el “guru” de Kiwosan.com, junto con Antonio Martinez. Nos hacía ilusión presentarlo, ya que lo hemos visto nacer como emprendedor y le tenemos aprecio. Además, éramos las personas que conocía en Granada junto a Sacra, así que quisimos arroparle en su primera charla en una WordCamp.

A partir de ahí todo fue cuesta abajo para mi durante la mañana, supongo que me entró la bajona, también estaba conteniendo el resfriado post-WordCamp del que “disfruto” en este momento, mientras escribo, y eso lo unes a las pocas horas de sueño, y ya tienes la travesía por el desierto matinal perfecta.

Finalmente pude arreglar la caída libre con un té calentito, y tiramos de la mañana como pudimos. Sin duda aquí tengo que destacar el excelente trabajo de mis compis, Anabel, Celi y Ana Belén, que hicieron su trabajo a la perfección. Sacra también nos fue echando una mano (o las dos) con las cuentas en redes sociales de WCGranada.

Equipo de comunicación de WordCamp Granada 2019
Equipo de comunicación (Anabel, Ana Belén y Celi). Foto de Weiko.

La foto

La sensación que tengo de la mañana es que todo pasó en un suspiro (desde mi perspectiva de ahora), y cuando quisimos acordar llegó la hora de hacer la foto de grupo. Esto tiene su miga. A Ángel M. Cebrián, nuestro fotógrafo, con la connivencia de David Fernandez, nuestro voluntario fotógrafo, no se le ocurrió otra cosa que dibujar el logo de WordPress en el hall del Palacio de Congresos con cuerdas y cinta americana. Y ahí nos metió a todos los asistentes, organizadores y voluntarios. Hay que decir que la cosa salió bastante bien, de hecho, juzgad vosotros mismos.

Foto oficial de WordCamp Granada 2019 (Foto: Ángel M. Cebrián)

La comida estuvo genial, como el año pasado, si bien este año yo no la disfruté tanto, y no sé muy bien todavía por qué. Supongo que estuve más atento a la gente, de un lado para otro, cuidando no excederme. Quién sabe…

La tarde

Comenzó la tarde y estuve entre seguir controlando un poco que todo fuera bien en redes, pasilleo y tareas varias de ayuda a asistentes, función que yo creo que todos desempeñamos en varios momentos del día.

Por la tarde sí que pude meterme en alguna charla, vi a Esther Solá, que para mí se había convertido casi en un reto traerla, y he de reconocer que la presioné un poco desde redes sociales para presentara charla. Pero es que hay que decir que fue la primera cuando hicimos la votación de las ponencias que debían salir elegidas para WordCamp Granada, y no defraudó. Éxito de crítica y público.

Con Materrón

Luego me fui a ver a Miguel Ángel Terrón, más conocido como Materrón en los ambientes, que dio una charla de estas que te resuelven un desarrollo complicado con una tontería genial, para ese cliente coñazo que no está dispuesto a pagar por lo que pide. Lo mejor de la charla, el troleo que le hizo Nilo Vélez, que lo llamó en directo a su Nokia de concha, estando allí mismo. Materrón lo resolvió a su estilo, “sí cariño, es que estoy dando una charla en la WordCamp, sí, sí, yo también te quiero…”. Sublime.

Momento épico en el minuto 11:00

Y llegó el momento de presentar de nuevo, esta vez a Pablo Moratinos y a Vicent Sanchis. Con Pablo creo que me sentí un poco abrumado con el personaje y no me salió demasiado bien la presentación. Pero es que es un crack, y su charla fue espectacular, como siempre. Y es que yo creo que aunque diese una charla leyendo el código civil, también iría a escucharle.

Presentando a Pablo Moratinos (Foto: David Fernández)
Vicent Sanchis en la mesa de accesibilidad del Contributor Day en WordCamp Granada 2019 (Foto: Weiko)

La temática que traía Vicent Sanchis para mi era algo necesario en la WordCamp, en esta y en todas: accesibilidad. Cuando me propuso hacer una mesa de accesibilidad en el contributor, no dudé en plantearlo al equipo, y gustó mucho la idea. Y cuando presentó su charla, también estuvimos todos de acuerdo en que debía estar. Y tampoco defraudó. Nos dio una clase magistral sobre los diferentes tipos de discapacidades que hay, las posibles soluciones que están en nuestra mano, y todo ello con una calma que hizo llegar al auditorio al nirvana. Él dice que estaba muy nervioso, creo que nadie lo percibió.

Y tras este momento zen, nos reunimos todos de nuevo en el auditorio Manuel de Falla, y llegó el momento de la esperada charla de Nilo Vélez.

Voy a poner en contexto: una mesa, una torre de PC que tenía más mili que Rambo (Manolito Stone sentado sobre ella, of course). Arranca y tenemos un Windows 2000 sobre el que carga la presentación en un Office 2000. ¿Qué podía salir mal?

Nilo Vélez. (Foto de Weiko)

Nos habló de la prehistoria de WordPress, había realizado una investigación sobre la semilla que dio lugar a nuestro CMS favorito: “b2” (digo que b2 es la semilla, no que sea nuestro favorito). A priori, la charla fue muy friki, muy para programadores, pero es que con Nilo pasa lo mismo que con Pablo. Si te lee el número Pi, te lo escuchas, de hecho puedes hacerlo en el capítulo de “Soy una tetera” en el cual Manolito Stone hizo esto mismo.

Tuvimos también la suerte de volver a ver en pantalla grande el vídeo de la historia de WordPress, que fue la apertura de WordCamp Sevilla. Como habré dicho ya, todavía se me eriza el pelo cuando lo veo.

Pero no puedo terminar con la charla de Nilo sin hablar de la intervención de Materrón. Hubo un momento en el que a Nilo le sale el pantallazo azul de la muerte que, los que tenemos unos años, hemos sufrido reiteradamente, y por el que espero que todos los programadores de Windows tengan un numerito en el sorteo para ir al infierno. En ese momento Nilo llama por teléfono y se oye el tono de Nokia en el auditorio. Había llamado a Matt, a Matt-errón. Bajó, y solucionó el problema dándole un sonoro manotazo a la torre. Y ya que estaba allí, nos hizo a todos una foto con su fantástico Nokia de concha. Disfrutad del momento.

Reunión de voluntarios y organizadores

Cuando salió David al escenario, sabíamos que aquello estaba terminando. Poco a poco fuimos reuniendo entre Anabel, algunos voluntarios más y yo a todos los organizadores y resto de voluntarios. He de reconocer que ese momento en todas las WordCamps me emociona bastante. Es muy impresionante ver todo el lateral de un auditorio tan grande lleno de gente que ha cedido su tiempo, bien durante todo un año o bien durante los últimos tres días para que eso se pueda hacer. Si estás ahí dentro con ellos, pues mejor me lo pones: nudo en la garganta.

David cantó los números y nos hizo subir al escenario. Esa, que es la parte que se ve, os la dejo aquí para que la disfrutéis.

Cena y After Party

Una vez finalizado el evento, recogimos todo, entre tanta gente se hace volando, y nos fuimos a nuestras casas a cambiarnos para volver al After Party. Esta vez, a diferencia del año pasado, fui simplemente a ducharme, y ver apenas 10 minutos a Paqui, mi mujer, que había estado siguiendo el evento por twitter a lo largo del día. ¿Por qué fue tan poco rato? Porque decidimos juntarnos en un bar a cenar. Allí nos juntamos unos pocos, entre los que andaban los sospechosos habituales Nilo Vélez, Javier Casares, David, Sacra, Materrón, pero también andaban Carlos y Aitana (de Zonadam), Diego Nieto (No he visto a nadie comer tanto en mi vida), Víctor García, Vicent Sanchis… Nos reímos una barbaridad y desvariamos un montón. Eso sí, dejar a los foráneos elegir un bar en Granada, dejándose llevar por Google, es un error imperdonable por nuestra parte, nos llevaron al peor de la zona. Los perdonamos porque no sabían lo que se hacían.

Y de ahí al After Party, en Velit, donde a diferencia del año pasado, había dos ambientes de verdad, y pudimos estar un poco mejor. La música al menos era más potable, y además Lolo Marchal nos deleitó un rato pinchando y rememorando sus tiempos de DJ.

Fue en el After Party en el que pude estar un rato con los SinOficiners (Bosco Soler, Khoana, Ángel Rodríguez, María Sajim… también tuve mi rato de charlar con Rocío Valdivia, que como siempre nos revoluciona a todos con sus ideas y consejos. Ya quería que montásemos la WordCamp de 2020, cosa que creo que no es el momento, puesto que es un año muy cargado de WordCamps, y porque el equipo está ya bastante agotado y necesita un descanso. Pero bueno, ella lo intentó. No contenta con ello, me involucró en otra liada contra Nilo, lo que pasa es que Nilo tenía ya preparadas dos más. A éste no hay quien lo líe, se lía él solito.

De turismo por Granada

Como siempre, nos fuimos demasiado tarde, dormimos poco y al día siguiente tocaba el día de “Turismo en comunidad”, lo que el año pasado llamamos “Street Networking”. Como veis, el naming se nos da de escándalo.

Guillermo y yo quedamos para ir en autobús al Palacio de Congresos, el punto de salida de la ruta. Tuvimos un percance con el autobús y un kinki, que nos retrasó un poco, pero llegamos. Me dio tiempo a presentar a Ángel Moreno, y explicar un poco cómo se había gestado ese día. Y lo cierto es que, a pesar de que el año pasado lo montamos los dos, este año yo me vi muy desbordado por mi trabajo y en WordCamp Sevilla le pedí que recuperara una ruta que creé el año pasado alrededor de la Alhambra y que hiciera su magia. Y vaya si la hizo. Nos llevó a conocer los “Secretos públicos” de la Alhambra. Sin duda, todo un acierto por su parte, y desde aquí te doy mi enhorabuena Ángel, y también te pido disculpas porque me aturullé y se me pasó utilizar el hashtag #SecretosPublicos, proponiendo en su lugar un hashtag de mierda. Con lo bueno que era el tuyo. Ea, ya tenemos que repetir para corregirlo.

La asistencia no estuvo nada mal, dadas las circunstancias. Hicimos grupitos, y pudimos conocernos un poco más, sobre todo conocimos un poco mejor a aquellos que no habían tenido contacto con la comunidad y que habían venido solos.

Aquí os dejo algunas fotos que fuimos colgando de la ruta y con el equipo.

Como es de recibo, finalizamos en un bar, en uno de los más auténticos, el bar León, elección de Ángel Moreno. Allí pusimos la guinda a un día que había salido genial, sobre todo con la climatología, que este año nos regaló una mañana soleada de invierno que no habríamos soñado.

Ya por la tarde nos volvimos Guillermo y yo a casa. Él vive muy cerca de mi casa y por eso hicimos varios trayectos juntos, de vuelta de la WordCamp, a la After Party, a la mañana de turismo… El año pasado fue igual, y siempre me ocurre, pero esta vez más, que lo voy conociendo y descubro y redescubro a una gran persona. Es callado, con ese carácter granaíno que le caracteriza, pero también es un cacho de pan. Esta vez añadimos a las horas que llevábamos juntos dos horas más de conversación en las que exploramos nuestras vidas personales y nos fuimos descubriendo aún más si cabe. Si no es por la lluvia y el cansancio, igual estamos allí todavía hablando.

Gestión de las emociones

Cuando llegué a mi casa abrí Twitter y me abrumó el cúmulo de mensajes felicitándonos por el evento que habíamos organizado. Los comentarios emocionaban. La satisfacción de haber participado junto con un equipo tan bueno en hacer felices a tantas personas, que se fueron a su casa contentas por lo vivido y lo aprendido puede llegar a sobrepasar un poco.

El subidón me duró dos días más, el tiempo que sigues recibiendo feedback por parte de la gente, tanto a nivel personal como en los canales de la comunidad.

Sin embargo, el lunes sí que me sobrevino un sentimiento de soledad. Llevaba prácticamente toda la semana trabajando con mis compañeros, con unos y con otros, habíamos convivido prácticamente tres días seguidos, en un estado de tensión inevitable, y cuando te sientas en tu casa frente al ordenador, es inevitable pensar “¿y ahora qué?”, al menos en mi caso que trabajo solo.

Pero pronto habría oportunidad de desquitarse un poco. A Javier Casares y a mi se nos ocurrió convocar a unos pocos para grabar el martes un especial del podcast, que llamamos “Volviendo de la WordCamp”. Mi idea era que entraran 5 minutos a contar su experiencia y ya, pero fue abrumador de nuevo ver a todos los que había convocado (los que no estuvieron, me consta que no podían de verdad), y además dispuestos a quedarse la hora entera.

David generosamente me cedió la batuta a mi en el podcast, que presentamos junto a Sacra y Javier Casares en la oficina de CloseMarketing, y con Materrón, Vicent Sanchís, Esther Solá (que poco después tuvo que irse por causa mayor), Nahuai Badiola, Pablo Moratinos, Ángel Moreno y Nilo Vélez, que se incorporó después. También entraron por ahí Dani y Guille, nuestros voluntarios de lujo y organizadores del año pasado.

Grabando el podcast “Volviendo de la WordCamp”. En el lateral de la pantalla puede verse el montón de gente que había.

El programa fue un desfase total, pero a la vez fue muy bonito todo lo que allí contaron entre bromas y risas de su experiencia en la WordCamp de este año. Ahí se habló de todo, pero estábamos poniendo punto y final a una serie de episodios del podcast que para David y para mi ha sido muy especial. Creo que ha marcado la personalidad de esta WordCamp, nos ha permitido acercarnos a grandes miembros de la comunidad, y nos ha unido mucho más, que en definitiva es de lo que se trata. Y a la vez, ha sido la semilla de un proyecto juntos que saldrá a la luz pronto.

Durante el programa tuvimos la oportunidad de agradecer a David su trabajo, que ha sido fantástico, desde el principio nos ilusionó. Nos ha llevado por un camino, que por ser satisfactorio, no ha dejado de ser difícil, y hemos logrado todos juntos algo grande (al menos esa es mi visión).

Giro inesperado de los acontecimientos

Y cuando tratábamos de capear la presión que nuestros invitados nos metían para montar la siguiente WordCamp Granada, se produjo un inesperado giro de los acontecimientos, al menos yo no lo esperaba. Un par de insensatos me llegaron a decir que podía ser yo el líder de la siguiente WordCamp, nada más lejos, porque no soy capaz de hacer los presupuestos para mis clientes sin que sangre la úlcera, como para gestionar un evento de estas características. Arruino a la fundación. Pero de pronto cayó la bomba, en algún momento, en el que yo no estaba, algunas voces propusieron a Sacra como la próxima líder de WordCamp Granada.

Como digo, para mí la sorpresa fue mayúscula, sobre todo cuando no pude conseguir que hablara en público durante el Contributor. Sin embargo, he de decir que no se me habría ocurrido mejor candidata para hacerlo. Sacra y David hacen un equipo fantástico en su empresa, y así lo han trasladado a la organización de la WordCamp, ella ha aprendido un montón y ha resuelto gran parte de los marrones de los que muchos ni nos hemos enterado, aparte es una gran mujer, inteligente, sobradamente preparada y que se ha enganchado y entregado a la Comunidad WordPress de una forma brutal.

Por tanto, Sacra tiene todo mi apoyo para ser la líder de la próxima WordCamp Granada, que espero que sea en 2021, y que sé que si la dirige ella, la 3ª edición será aún mucho mejor que la 2ª y que la 1ª, las cuales dejaron el listón muy alto.

Hay un dicho que dice “Si tu mujer te dice que te tires por un tajo, pídele a Dios que sea bajo”. Yo, en mi matrimonio, estoy ya en eso, y gracias a Dios, mis tajos son fáciles gracias al apoyo incondicional de Paqui.

Pero volviendo al ámbito WordCampero, chica, qué quieres que te diga, si decides que tengo algo que aportar a ese equipo, yo ya estoy pidiéndole a Dios que ese tajo sea bajo, pero me tiro contigo sin pensarlo.

Agradecimientos

Por último, quiero terminar agradeciendo a todos los que han apoyado WordCamp Granada, a todos los podcasters que nos abrieron sus micrófonos para que pudiéramos dar a conocer lo que ofrecíamos a la comunidad:

  • a Joan Artés y Joan Boluda (WPRadio)
  • a Esther Solá y Nahuai Badiola (Freelandev)
  • a Jaime Garmar (Club WordPress)
  • a Materrón, que además se tomó como compromiso personal promocionar WCGranada en las redes y en su podcast.
  • a los Chattanoogos (Ana Cirujano y Pablo Moratinos)
  • a los Sabandijers (Álvaro Sánchez y David Moral)
  • a Isa Gómez (WordPress en femenino) que tuvo la suerte, sin saberlo, de entrevistar a la posible líder de la próxima WCGranada.
  • y a otros podcasters como Wajari Velasquez, que nos promocionó en todos sus programas, y que nos habría encantado tenerlo por aquí, y a otros más que seguro que se me olvidan.
Equipo de WordCamp Granada 2019 (Foto: David Fernandez)

Pero en especial, quiero agradecer a mis compañeros, que todos y cada uno de ellos han aportado algo nuevo a mi vida.

  • Antonio Martínez, con el que comparto dispersiones varias, especialista en asaltarte como un vietnamita desde cualquier programa de mensajería, y clave en la subsistencia alimenticia de los asistentes a WCGranada.
  • Jesús Nuño, que ha dado un ejemplo de entrega a pesar de estar a miles de kilómetros, y que siempre que se le convocaba ahí estaba, aunque fuera comiendo comida coreana por videoconferencia. Ha contestado emails y mandado facturas como si no hubiera un mañana.
  • Antonio Cantero (alias Woodemio para mi), que minutos antes de su boda estaba resolviendo un marrón en la web, y al que quiero felicitar desde aquí por su próxima paternidad.
  • Cecilia Pastorino y Lorena Meana, nuestras diseñadoras, que han vestido de gala este año a WordCamp Granada, con un respeto exquisito al trabajo del equipo de diseño de 2018 (aunque haya quien no lo ha percibido así).
  • Miguel Ángel Pérez, al que por poco tiro por el palco del Palacio de Congresos cuando estábamos a punto de empezar, encargado de contactar con las instituciones así como de ayudar a Antonio a darnos de comer.
  • Roberto Gallego, que ha estado echando capotes en todo momento y que ha sido un gran descubrimiento. Es la navaja suiza de las WordCamps, más atento que McGiver en el Leroy Merlín (gracias por la frase Pablo).
  • Lolo Marchal, porque he descubierto a lo largo de este año a un amigo en nuestras caminatas y carreritas matinales, encargado de patrocinadores.
  • Anabel, gracias por su trabajo enorme en comunicación, sin ella no os habríais enterado de nada. La verdadera responsable de comunicación.
  • Fran Torres y David Pérez (los dos líderes de las ya anteriores WordCamps), porque habéis sacado de mí algo que yo no sabía que tenía, y me habéis hecho crecer. Como dije en “Volviendo de la WordCamp”, me habéis hecho mejor persona.
  • Y a Sacra, por tu compañía en los eventos y por cuidarme como una mamá en nuestro viaje a la Boludada de Barcelona, y por apoyar las labores de comunicación como si fuera una de sus funciones, para mi estabas en el equipo.
David Pérez, líder de WordCamp Granada 2019 (Foto: David Fernández)

Y por último, a Paqui, mi mujer, por su apoyo incondicional, a pesar de sufrir mis numerosas ausencias, mi sobrecarga de trabajo, y escucharme siempre. Tienes el cielo ganado. te quiero.


Muchas gracias a Nilo Vélez, a Roberto Vázquez (Weiko) y a David Fernández por sus fotografías, que me han servido para ilustrar este interminable artículo.


Quizá te interese leer sobre mi experiencia como organizador de WordCamp España Online 2020

16 comentarios en «WordCamp Granada 2019 no termina hasta que se escribe sobre ella»

  1. Enhorabuena Jesús por este maravilloso resumen, me has hecho revivir todo el fin de semana en Granada y muchos otros momentos de buenas charlas con tus mapas!

    Me alegra saber que nuestras charlas han aportado un granito de arena a aclararte ideas o redescubrir tus pasiones. No dejes nunca de creer en lo que vales! Porque tienes un talento increíble y para mi siempre serás “Jesús, el de los mapas”, con muchísimo cariño.

    Aquí tienes a una amiga. Que bonito todo lo que habéis regalado a tanta gente organizando la WordCamp Granada. Mil gracias! ❤️?????

    Responder
  2. Hola Jesús, muy grande tu crónica (en todos los sentidos). Es increíble todo lo que puede llegar a vivirse participando de forma directa en estas cosillas de WordPress ¿verdad? 😀 Me alegro de que te haya hecho tan feliz, te haya ayudado a evolucionar y que hayáis conseguido un éxito tan grande.
    Respecto a lo de mi presentación, siento decirte que no la pude oir en directo, porque estaba en el backstage y la panda de cabrones que había dentro vacilándome no me lo permitieron.
    Pero la he oído en el vídeo y me ha parecido que estaba muy bien, así que no te preocupes en absoluto 🙂
    Un abrazo y muchas gracias por tu trabajo y por tus palabras.

    Responder
    • Jejejeje, el esfuerzo que hacemos todos por destacar la comunidad WordPress para reducirlos a una panda cabrones… que a veces es lo que son XD

      Muchas gracias, porque la presentación me pareció horrible, pero se trata de aprender. Nadie nació sabiendo.

      Un abrazo y seguid echándole carbón al tren. 😉

      Responder
  3. Joer, Jesús que buenas palabras tienes siempre para todo el mundo. Me sacas la sonrisilla tonta.

    Cómo bien dices, menos mal que empezó a llover, sino estaríamos ahí cascando aún. Un placer siempre!

    Muchas gracias por tu trabajo, al pié del cañón siempre. (Aunque haya que tener cuidaico cuando te juntas con Rocio :P)

    Un abrazo grande!
    ¡Sacra 2021!

    Responder
  4. Jesús, que te voy decir, si ya lo has dicho todo! Entre que yo soy un bullas y a ti te gusta reflexionar todo un poco más…. creo que hacemos buen equipo. Y ya verás que ponemos en marcha el nuevo proyecto.

    Me ha servido recordar todo lo que hemos hecho este año… que no es poco..

    Y el liderazgo de Sacra ha ido cogiendo forma y me alegro que haya salido de muchos, y teniendo un buen equipo como el que tenemos, irá todo rodado, …

    Muchas Gracias por tus palabras, sabes que yo también te aprecio un montón! Seguiremos haciendo muchas cosas juntos!

    Un abrazo!

    Responder
    • Pues claro que sí, haciendo la combinación de gente que se dio entre el año pasado y este ha sido la clave de que todo el mundo hable de Granada. Eso lo pone todo más complicado para el futuro, pero seguro que sabremos llevarlo.

      Ahora nos toca a todos un merecido descanso para tomar impulso para el futuro.

      Un abrazo, y descansa, que te lo has merecido.

      Responder
  5. WordCamp Granada 2019 no termina hasta que Jesús Yesares no escribe sobre ella XD

    Tremendo artículo Jesús. Lo estaba esperando porque sabía que iba a ser más memorable aún que el del año pasado.

    Ha sido un placer (y lo seguirá siendo si tú quieres) compartir contigo ese networking deportivo que hacemos (podríamos patentarlo, ¿no? ¡Idea de negocio!).

    Siento que el nivel de implicación que he podido aportar no se pudo asemejar al vuestro en ningún momento. Pero con vosotros tirando del carro, no había quien parara a este equipo.

    Responder
  6. Jesús!! Enhorabuena por el trabajo bien hecho ?? debo decir que me gustan mucho este tipo de resúmenes que se remontan al día en el que realmente empieza todo. Muy grande.

    En cuanto a lo de Sacra estoy contigo! Sacra 2021 pero…

    ¡¡¡¡¡YESARES 2020!!!!!

    ahí lo dejo…
    De nuevo, gracias por el curro a ti y a todos los culpables.

    Responder
    • Muchas gracias Dani, es verdad que tardo la vida en escribir estos artículos, y me suponen un esfuerzo que me desfonda, pero me encanta transmitir lo que he sentido durante este tiempo. Es cuando más hago mía la frase de “WordPress es el software y las WordCamps las personas”, que dice Javier Casares.

      A mi la comunidad me ha dado mucho y trato de devolver lo más que puedo ayudando en estos eventos o transmitiendo lo que supone pertenecer a la comunidad, o de otras formas.

      Con lo de Sacra de acuerdo, lo otro me lo tomo a coña 😉

      Realmente necesitamos un descanso, yo si fuera en 2020 no podría literalmente, y veremos como va la vida, pero espero no perderme la oportunidad de navegar junto a Sacra, David y el equipo que se forme, en el que seguro estará lo mejor del equipo de los dos años que hemos vivido.

      Un abrazo, gracias a ti por dinamizar a la comunidad como lo haces, ya que tú también has sido de alguna forma parte de WordCamp Granada 2019.

      Responder
  7. Peaaassso artículo te has currado! casi casi casi tan bueno como tu salto al vacío en el video! jajajajaja “Jesús que te vas a caeeer” jajajajaja

    Se nota por las palabras del artículo que además de trabajar mucho todos lo habéis disfrutado de verdad y eso luego se nota en el evento 😉 Enhorabuena a ti y a todo el equipo, voluntarios y colaboradores varios por un tan buen trabajo.

    Por mi parte solo daros las gracias por la confianza y oportunidad de formar parte de la WordCamp Granada. 1 abrazoooooote!

    Responder
    • jajajajaja, muchas gracias Juanka. El salto al vacío mejor sin duda, sobre todo porque se me ocurrió hacerlo sin avisar, y David por poco se lo hace en lo alto XD

      Muchas gracias por habernos apoyado y haber participado en nuestra WordCamp de múltiples formas. Espero poder asistir a WordCamp Barcelona, y disfrutar igual o más.

      Un abrazo

      Jesús

      Responder
  8. Magnífico articulo, como siempre. Que bien has descrito todo el proceso y el camino que se ha realizado para conseguir que en la segunda WordCamp de Granada todo saliera fetén.
    Enhorabuena por todo el esfuerzo que te has pegado.
    Espero que la WordCamp termine para mi esta semana …

    Responder
    • Muchas gracias Antonio, es una forma que tengo de reflexionar todo lo que he hecho, pero también de fijarlo en mi memoria y reconocer a los que han estado conmigo.

      Un abrazo, yo creo que la WordCamp no termina para mi todavía, pero ya tengo ganas de dar paso a otras cosas que se están gestando.

      Un abrazo

      Responder

Deja un comentario