WordCamp Granada 2018 no termina hasta que no escribes sobre #WCGranada

Escribo un día después de finalizar WordCamp Granada (al menos el evento, porque una WordCamp no termina hasta que no se escribe sobre ella). Y escribo todavía con las emociones a flor de piel, no sé si esto debería hacerlo así o dejarlo reposar, pero a mi me gusta hacerlo así.

Como no he sido un mero asistente, sino que me metí en el embolado de co-organizar la última WordCamp de 2018 en España, creo que esto me va a llevar un rato, pero no te preocupes querido lector, trataré de sintetizar y evitar los detalles innecesarios.

Antes de nada, y para que te pongas en situación y entiendas lo importante que ha sido participar en WordCamp Granada para mi, te contaré una pequeña intimidad. Siempre he sufrido de un enorme síndrome del impostor, y me ha costado creerme aquello de lo que he sido capaz. Con esto como base, entenderás mejor lo que te voy a contar a continuación.

Cómo me metí(eron?) a organizar WordCamp Granada

El miércoles 1 de Febrero de 2017 a las 7 de la tarde estaba en mi casa trabajando y escuchando el podcast de los Joanes WordPress Radio, y cuando llegaron a la sección en la de comunidad, en la que hacen un repaso de las meetups que se hacían en todo el país, escuché que en ese preciso instante se estaba celebrando la primera meetup de WordPress en Granada. “¡Mierda!”, pensé, y por mucho que quisiera, por distancia y por la hora que era, ya era imposible que llegara.

Hacía un montón de tiempo que deseaba que alguien montara alguna historia similar en mi ciudad, un evento mensual en el que conocer a otras personas con mis mismas inquietudes, con los que compartir impresiones y aprender de ellos. Lo único que me quedó, aparte del derecho al pataleo, fue apuntarme al grupo de meetup y esperar. Y la espera duró hasta el 19 de abril de ese mismo año, en que se celebró una segunda meetup con el título sugerente de “¡Hay un plugin que hace eso!”, allá que me fui.

Me encontré un pequeño grupo liderado por un jovenzuelo serio (o eso creía yo) y decidido que me impresionó bastante. En esa charla, además de que él hablase, podíamos interactuar en todo momento, compartir, opinar y aportar (y yo dí la chapa como siempre).

Anuncio de las dos primeras meetups de la comunidad WordPress de Granada
Primeras dos meetups de la comunidad WordPress de Granada

Volví a mi casa con un subidón bestial (estos subidones los ha sufrido con paciencia y periódicamente Paqui, mi mujer, y aún así me animaba a volver). En esta meetup no me quedé a las cervezas, de lo cual me arrepentí después.

Hasta Julio no volví a otra meetup del grupo, ésta la impartía Antonio Martínez, y ahí sí me quedé al cerveceo. Aquello ya fue un no parar. Septiembre, Octubre, Noviembre y me atreví a proponer una meetup en la que el ponente sería yo. En realidad los engañé, yo quería aprender de ellos y propuse una especie de terapia de grupo sobre uno de los temas que me ha traído siempre por la calle de la amargura: “Tarifas y otras pesadillas”.

Anuncio de la meetup propuesta por Jesús Yesares
Anuncio de la meetup propuesta por mi.

Ángel Moreno, que se había preocupado de investigarme, me hizo una presentación enorme, y allí compartimos entre todos nuestros problemas con los clientes. Por qué las tarifas son sin duda el mayor problema que tenemos en esta profesión, y luego nos echamos unas cervezas, en las que pude conocer mejor a personas que me han influido mucho después, como Lolo Marchal o Raúl Pérez. Si tienes el estómago de tragarte las más de dos horas de grabación de aquella terapia de grupo (duró tres, pero nos quedamos sin “cinta”), puedes hacerlo en el vídeo de WordPress.tv, que te dejo aquí.


Pero este día no es importante porque yo pusiese a prueba la paciencia de unas 15 ó 20 personas, sino que en el networking posterior surgió la idea (que yo creo que ya estaba en el ambiente) de organizar una WordCamp. Y como dijo aquel jovenzuelo en la apertura de WordCamp Granada 2018, algunos levantamos la mano y nos metimos en el “embolao”.

A estas alturas no recuerdo bien cómo discurrió todo, tengo confusión en mis recuerdos, pero lo cierto es que se fue hablando en sucesivas meetups, por lo que sea a mi me asignaron o me quedé (no lo tengo muy claro) con el área de comunicación, y empezamos a hacer reuniones por hangout, donde se iba conformando esta historia. Yo metía las narices por todas partes y observaba cómo trabajaban los demás. Cada uno tenía su tiempo y hubo equipos que trabajaron más al principio, luego menos, y que luego tuvieron otra vez mucha carga de trabajo…

Había un área de diseño, de patrocinadores, voluntarios, web… Yo no estoy acostumbrado a trabajar en equipo y a mí todo eso me fascinaba y a la vez me superaba un poco. Pero fui adaptándome.

El caso es que el 13 de abril, durante una visita que nos hizo Ibon Azkoitia, anunciamos WordCamp Granada.

Sin ayuda no se puede (a no ser que te llames Ibon)

Poco a poco me fui haciendo con el control de las redes sociales y fui comunicando cosas sobre nuestras meetups a través de Twitter. Pero ahí fui comprobando que cometía fallos, y veía cómo mis compañeros, que hasta entonces habían llevado esas redes, además de la organización de las meetups, me cubrían. He de reconocer que al principio eso me frustraba, me enfadaba conmigo mismo y a veces me enfadaba un poco que otro se me adelantase. Lo cierto es que todavía no había entendido qué era la comunidad, pero me estaban ayudando sin ningún reproche.

Javier Casares

WordCamp Granada estaba naciendo, y se estaba empezando a desarrollar y a dar sus primeros pasitos a lo largo de 2018, era un bebé lustroso que prometía, que quitaba tiempo y que gustaban sus gracietas. Pero empezó a querer hablar y comunicar al mundo su existencia. Ahí fue donde me empecé a agobiar.

El 18 de Julio de 2018 vino Javier Casares a impartir una charla sobre seguridad (nos soltó allí una biblia sobre seguridad en WordPress que recomiendo seguir con devoción). Yo lo conocía porque soy muy seguidor de Joan Boluda, lo había visto por su evento de 2018, el EMO2017, pero lo veía como una persona alejada de mí (a veces pensamos estas tonterías de la gente que es muy visible).

Ese día me sumé junto con David Pérez y Ángel Moreno a comer con Javier Casares, y echamos una tarde muy buena. Nos fuimos conociendo, hablamos de aquello y de lo otro y, sobre todo, de su visión de lo que es una WordCamp y de lo que debe ser según su criterio. Hay cosas con las que no estoy de acuerdo con él y otras con las que comulgo fielmente, pero no se puede negar que es un tío que ha organizado WordCamp Barcelona varias veces, y que se ha recorrido España entera de WordCamp en WordCamp (en 2018 ha estado en todas), y algo tendré que aprender de él, digo yo.

Después de su charla nos tomamos las cervecillas de rigor y en un momento dado vio que estaba agobiado por mis labores para la comunicación de la WordCamp, y entonces se ofreció para ayudarme. Él tenía una visión muy particular y global de lo que debe ser la comunicación en un evento como éste en torno a WordPress, y quedamos para una semana después mantener una reunión por Skype. Fueron dos horas en las que me contó sus experiencias, los errores que habían cometido otros o ellos mismos en WordCamp Barcelona, y las mejoras que había planteado a futuro. Más de 10 páginas de apuntes de una libreta después, me sentía más capaz de llevar a cabo mi tarea. Su generosidad me explotó la cabeza del todo y, si alguien es responsable de todo lo que yo haya podido hacer bien en comunicación dentro de WordCamp Granada, es él.

Nuevos apoyos

Por supuesto que seguí cometiendo errores, y se me apelotonaba el trabajo. Quien no ha gestionado una cuenta de redes sociales de cualquier cosa medianamente seria, no es capaz de darse cuenta de la cantidad de trabajo que conlleva y, gracias a Dios, yo contaba con el apoyo de mis compañeros, que de vez en cuando cubrían el hueco que yo había dejado en twitter o en algún artículo de la web. Porque comunicar en una WordCamp no es solo publicar un huevo de mensajes dando las gracias a los patrocinadores (que eso tiene tela de trabajo y es un verdadero coñazo). Comunicar también es contar a la comunidad, a los posibles asistentes, a propios y extraños que es WordPress, qué es WordCamp, por qué la hacemos y qué queremos conseguir con este evento. Eso significa escribir artículos. A duras penas consigo escribir para esta web, el reto de hacerlo en una con tanta visibilidad era mayor, pero ahí estaban mis compañeros. Para mí, Amal Amrani fue un apoyo fundamental. Estuvo desde el principio a pesar de sus múltiples obligaciones personales, y su ayuda fue esencial.

Luego llegaron Aurora, Anabel y Nilo Vélez. Todos ellos hicieron que esto creciese y que la información fuera saliendo a la calle, creando entre todos contenido de calidad sobre diferentes temas prácticos.

Hubo un día clave en el que le comenté al Líder que estaba sobrepasado y que no era viable mi trabajo si no tenía ayuda. Hasta ese momento yo había asumido las funciones de diseñador gráfico para mí mismo, de community manager, y de copywriter, sin mucha eficacia, por cierto, hasta que me hizo comprender que lo que debía era derivar y aprovechar los recursos. Fue el momento en que Dani Jiménez me descargó de la realización de las creatividades, ahí fue donde comenzó la colaboración de Sonia Alcedo, voluntaria que me asignaron a mi área, y que ha sido mi mano derecha desde todo el mes pre-WordCamp.

Sonia Alcedo
Sonia Alcedo, voluntaria de comunicación.

El día que todos me echaron un capote

El día que la organización entera hizo posible que la labor de comunicación fuera viable del todo fue cuando nos reunimos en Si2, la empresa de Ángel Moreno, en la que trabajan Guillermo García y Dani Jiménez, con el resto de organizadores y nos pusimos a escribir como locos todos los artículos asignados a cada ponente y a cada patrocinador. Ese día quedaron programados y se han estado publicando hasta justo antes del evento. Ahí me enseñaron por fin lo que era trabajar en equipo y, además, cuando vi todas las creatividades ideadas por Raúl Pérez, que Dani Jiménez adaptó a cada ponente, me entró el vértigo de verdad, pero fue cuando me di cuenta de que estaba dentro de algo muy grande.

La organización de WordCamp Granada echándome una mano
Los chicos de organización y Anabel echándome una mano
El Líder coordinando y Anabel preparando contenido para WordCamp Granada
El Líder coordinando y Anabel preparando contenido

Por cierto, este día será recordado por el denominado “lorem-ipsum”-gate, ya que mandé un hermoso “lorem-ipsum” en forma de artículo desde el blog de la WordCamp a 300 personas. Cojonudo Jesús…

Los podcasts

El resto del tiempo puede relajarme un poco más y enfocarme en la organización de los mensajes y contenidos, escribir aquellos contenidos de los que yo me ocupaba, apagar algún fuego y hacer algunas entrevistas para podcasts sobre WordPress, que tuvieron la amabilidad de atendernos. Todo el mundo sabe que soy muy aficionado a los podcasts, y para mi era una prioridad que difundiéramos en este medio, por eso lié a los organizadores para que nos presentásemos por parejas a las entrevistas, aunque el Líder se adelantó en el podcast de Dani Serrano.

Yo tuve la suerte participar junto al Líder en el podcast “Club WordPress”, de Jaime Garmar, al que este evento me ha regalado el conocerle. Fue épico, y nos divertimos de lo lindo, Jaime trataba de hacerlo serio con su super-voz radiofónica, algo que se iba desmadrando por culpa de sus invitados.

 

Fran Torres y yo en la entrevista con Jaime Garmar
El Líder y yo durante la entrevista con Jaime Garmar

Con Ángel Moreno me divertí de lo lindo en la entrevista que nos hizo Fernando García Rebolledo en el podcast que produce con Oscar Abad Folgueira, “RepositorioWP”. Ángel se empeña en decir que le sufrí, pero fue un rato memorable, sobre todo el momento subrealista de Tristanbraker (hostia, acabo de caer en por qué el Contributor se celebró en el espacio Breaker de la UGR, menudo huevo de pascua que nos colaste Ángel). Sentí que ese día Oscar Abad no pudiese estar, ya que andaba malito, pero estoy deseando conocerlos a los dos en persona en una próxima WordCamp.

Entrevista en RepositorioWP

Fernando García Rebolledo en el podcast repositorio WP
Fernando García Rebolledo en el podcast repositorio WP durante la entrevista con Ángel Moreno y un servidor

Y por último, lo que jamás habría imaginado, la entrevista que nos hicieron los Joanes (Joan Artés y mi admirado Joan Boluda) en WordPress Radio a David Pérez y a un servidor. Fue un madrugón de narices, en el que nos reunimos en las oficinas de CloseMarketing, la empresa de David, y disfrutamos mucho de la charla mientras veíamos amanecer sobre la vega de Granada. Además, este día tan solo quedaban 16 entradas, por lo que habíamos casi cumplido el objetivo del lleno absoluto. Surrealista cuando Boluda nos contó su experiencia como guía turístico por Granada y el resto de Andalucía con melena rizada a lo Bisbal.

via GIPHY

Entrevista en WPRadio

Por cierto, de esta última entrevista no hay foto porque estábamos demasiado flipados y se nos pasó.

Sobre las últimas semanas antes del evento, qué decir, preparativos, prisas, dejar de lado el trabajo propio para centrarse más en lo que se venía…

Y llegó WCGranada

Reunión de voluntarios y meetup

Para nosotros el evento comenzó el jueves, cuando hicimos la reunión de voluntarios, y comenzamos a adaptar el trozo de Palacio de Congresos que nos correspondía a la WordCamp. Ese día pude conocer en persona a Sonia Alcedo, que tanto me había ayudado en días anteriores, y a la que había visto por Skype hasta ese momento. Me pareció increíble el ambiente que se respiraba de colaboración entre voluntarios y organizadores, la ilusión flotaba en el ambiente y estar en semejante escenario daba un vértigo impresionante.

Reunión de voluntarios de la WordCamp Granada
Reunión de voluntarios de la WordCamp Granada

Cuando terminamos nos fuimos a un bar con motivo de una meetup que Rocío Valdivia organizó para conocernos. Allí había otros grandes de WordPress a los que sigo desde hace un montón de tiempo, y que me parecía irreal que estuvieran todos juntos allí. Por mencionar algunos, por allí estaban Pablo Moratinos, Ana Cirujano, Rafa Poveda, Ibon Azkoitia (al que ya tuve la suerte de conocer meses antes en otra meetup de Granada). Por supuesto, llegó Javier Casares, que es quién que me dio las vitaminas para llevar este camino dentro de la comunicación de la WordCamp, y con el que también coincidí en la Boludada 2018 y con el que pasé charlando gran parte de la noche.

A todo esto, al día siguiente empezaba la fiesta, así que los organizadores nos fuimos en cuanto pudimos porque al día siguiente teníamos que preparar el espacio Breaker para prepararlo todo.(¡qué cabrito Ángel!, cómo nos la coló).

Señalética de WordCamp Granada en el Palacio de Congresos de Granada
Señalética en el Palacio de Congresos

Contributor day

A las 12 de la mañana del día 16 de noviembre nos citamos en el Breaker, organizamos el espacio, a comer y a las cuatro empezó a llegar la gente, de pronto aquel lugar vacío y frío se llenó de gente, de comunidad y de WordPress, y se volvió muy acogedor de repente.

Abrió el Contributor Rafa Poveda, todo un un veterano en la comunidad, contándonos la historia de WordPress. Un repaso necesario y muy interesante para entender cómo un crío con “chapetas” llamado Matt creó algo tan increíble que mueve a millones de personas en todo el mundo, y cómo miles de colaboradores han llevado a WordPress a ocupar el 30% de Internet.

Luego el gran Nilo Vélez, explicó las mesas de trabajo, contó las herramientas básicas para colaborar (Slack y la cuenta de wordpress.org)  y explicó las distintas áreas en las que podíamos colaborar. Por cierto, que esto que explicó puedes encontrarlo en un artículo que Nilo escribió para el blog de WCGranada.

Yo me pasé por la mesa de traductores, en la que conseguí mi Badge de Poliglots, y en la que por fin aprendí a traducir temas y plugins. Miguel A. Terrón (soporte de Boluda.com) y yo colaboramos traduciendo un plugin que usamos con frecuencia, PowerPress. Pero lo mejor de aquello fue ver en acción a gente como Ana Cirujano, Mike Schroder (Líder de la versión 4.5 de WordPress) o Nilo Vélez, por poner un ejemplo, interactuando con la gente y trabajando todos juntos en comunidad.

Badges conseguidos en wordpress.org hasta WCGranada18
Mis Badges hasta el momento

Yo ya tengo mis “medallicas”, ahora hay que seguir haciendo méritos para merecerlas.

Cena de patrocinadores y ponentes

Cuando terminó el contributor, empalmamos con la cena de patrocinadores y ponentes, que se realizó en un lugar privilegiado de nuestra ciudad: el Cármen de la Victoria, propiedad de la Universidad de Granada, y un marco incomparable con unas vistas increíbles de la Alhambra.

Siendo granadino, todavía me fascinan las vistas que hay desde allí del monumento más visitado de España. Como anfitriones, para nosotros era un orgullo poder compartir con nuestros invitados ese placer. Allí pude conocer por fin en persona a Fernando Tellado (por la tarde no habíamos podido coincidir), y charlar con él un rato. También llegó Nahuai Badiola de Código Genesis, un tío encantador que conocí en la Boludada de 2018, y que ha sido otro de esos regalos que la comunidad Boluda y la WordCamp me han dado. Compartí rato de charla también con Ignacio Jaén, al cual conocí en la Boludada 2017, y que este año confió en mí para mejorar el SEO de su web.

Acabamos tarde, y temiendo lo largo que iba a ser el día siguiente, llevábamos dos días movilizados fuera de nuestras oficinas trabajando a pleno rendimiento para la WordCamp, pero la compañía y el lugar nos retuvieron más de lo deseado.

Alhambra desde el Cármen de la Victoria
Alhambra desde el Cármen de la Victoria

WordCamp Granada 2018, el día de las ponencias

A las 7 de la mañana del sábado 17 de noviembre estábamos en el Palacio de Congresos, habiendo dormido menos de lo que hubiésemos deseado, pero ilusionados y emocionados por lo que se venía encima. El trasiego de voluntarios y organizadores montando mesas de patrocinadores, preparando los últimos detalles, etc hizo que se pasara el tiempo hasta la llegada de los primeros asistentes volando.

Cuando quisimos darnos cuenta, estábamos todos dentro de la Sala A, donde nuestro Líder esperaba para hacer la apertura de WordCamp Granada 2018. Contó qué era la comunidad de WordPress y hubo un momento en el que a todos los organizadores que estábamos allí nos dio el subidón y un vuelco al corazón. El momento en que mostró las fotos de organizadores y el público empezó a aplaudir, me sentí orgulloso de pertenecer a ese grupo, que había sido capaz de atraer a casi trescientas personas para hablar de WordPress, agotando las entradas casi un mes antes del evento. Éramos la tercera WordCamp más grande de España después de Barcelona y Madrid. Las cifras mareaban y la emoción del momento colaboraba. Ver esa sala llena de gente expectante, con todos los voluntarios con el peto naranja de aparcacoches alrededor era muy imponente.

Organizadores de WordCamp Granada 2018
De izquierda a derecha y de arriba hacia abajo: Amal Amrani, Dani Jiménez, David Pérez, Guillermo García, un servidor, Lolo Marchal, Raúl Pérez, Antonio Martinez, Zacarías Calabria, Ángel Moreno y… el Líder.

El momento estelar de esta WordCamp Granada

Y cuando la presentación finalizó, llegó lo que sabíamos que podía ocurrir pero que todos, excepto tres personas en aquella sala, desconocíamos. Sabíamos que nuestro Líder era capaz de liarla parda, pero esto sobrepasaba nuestras expectativas. Os dejo un vídeo de los muchos que circularon, que estoy seguro de que se ha hecho viral, cortesía de Pablo Moratinos.

Los comentarios en redes sociales han sido aplastantes, dicen que esta apertura de WordCamp pone en serias dificultades a futuras WordCamps.

Mi labor, junto a Sonia, Anabel y Luciana (las voluntarias asignadas a comunicación) era transmitir de alguna manera lo que allí dentro sucedía para todos aquellos que no habían podido asistir. Nos repartimos entre salas, y fuimos lanzando mensajes a través de twitter e instagram. Para ello, fue fundamental la labor de alguien con quien yo no contaba, y que hizo que mejorase muchísimo nuestra labor: el fotógrafo, Ángel M. Cebrián, un profesional como la copa de un pino que nos pasaba a través de un grupo de telegram las fotos en tiempo real. Esto facilitó nuestro trabajo y le aportó una calidad impresionante.

El trabajo abnegado de los voluntarios de comunicación fue abrumador, sobre todo en un día en el que mi cólon irritable decidió convertirse en cólon encabronable, esto junto con el cansancio acumulado y la falta de sueño, me hicieron pasar algunas horas un tanto incómodas. Pero ver a gente como José Luis Losada, que no sin dificultades dio el callo como nadie, las chicas del Childcare (Cristina Granados, Elena Merelo y @mereloc, que echaron el día entero en nuestra particular guardería), así como el resto del equipo, me empujó a seguir adelante.

De las pocas charlas a las que fui completas, la de Fernando Tellado me pareció muy interesante, sobre lo que está afectando Gutenberg y cómo se podrían haber hecho las cosas de otra manera. Luego me fui corriendo a ver el nuevo momento surrealista de la mañana (a esta comunidad le pasa algo). Yo pensaba que iba a ver a Javier Casares, pero me encontré allí a Marty MacFly, que había venido desde 1988 a contarnos que se podía montar una página web en una cosa que se llamaba WordPress y que podíamos ver desde nuestra consola de comandos. Bueno, en realidad yo ya sabía qué iba a hacer desde el mes de Julio, pero no creía que iba a ser tan épico. Lo hizo todo con WP-CLI y renderizó la página web con dos capítulos de El Quijote, imágenes incluidas, en modo consola.

Javier Casares como Marty McFly
Javier Casares o Marty McFly???

Y a continuación, vuelta de nuevo al track General a ver primero al dúo PimpinelaPress, formado por David Pérez y Nilo Vélez, y la charla que éste nos dio sobre Polyglots. Para hacerse una idea, cualquiera que escuche el podcast de Nilo “Soy una tetera” entenderá de qué le hablo.

El resto de la mañana fui saltando de charla en charla sin llegar a verlas todas completas, ya digo que no pasé el mejor de los días, y antes de comer, fuimos a la terraza del Palacio de Congresos a hacernos la foto oficial. Gracias a Ángel (el fotógrafo) y su empeño de hacer la foto mirando directamente al sol, todos los allí presentes tuvimos una visión de la Virgen entregándonos un patito de goma a la mayoría de los que estábamos allí.

Foto de grupo WordCamp Granada deslumbrados
Foto de grupo WordCamp Granada viendo a la Virgen entregarle un patito de goma

La comida me encantó, el catering era de altura (Abades, y venía en el pack con Palacio de Congresos), me comí un arroz con setas espectacular, junto con otros manjares que allí había.

Por la tarde fui a ver a nuestro compañero de la comunidad de Granada Juanma Civico, que ahora vive en Madrid junto con su pareja Sonia, a la que echamos mucho de menos. Nos habló de presupuestos, y es para comérselo. Una de las mejores personas que he conocido en este tiempo.

Después me fui a ver a Ignacio Jaén, que nos habló de cómo crear una marca que enamore a nuestro cliente, y que dio la vuelta al modo habitual de pensar a la hora de crear una marca. Una charla también muy interesante y poco habitual en las WordCamps.

Finalmente llegó la mesa redonda, con Fernando Puente, Rocío Valdivia y JJ Merelo, moderada por Juan Hernando, al que ahora llaman Ciudadano Boina (estoy deseando ver su charla, porque dicen que fue otra ida de olla).

La clausura

Y llegó el momento de finalizar. La WordCamp no terminaba aquí, pero sí el día de ponencias. Ángel Moreno fue el encargado de cerrar, y fue también un momento muy emocionante, en el que nos sacó a todos los voluntarios y organizadores y reconoció nuestra labor. De nuevo, uno se siente muy pequeño al lado de toda esta gente, que voluntariamente y, a pesar de las dificultades, consigue sacar adelante un evento con la calidad que ha tenido la última WordCamp del año en España.

Después tocaba recoger, y parte de este trabajo lo habían hecho ya algunos voluntarios mientras estábamos en las últimas charlas, y los que pudimos, nos escapamos a nuestras casas a darnos una ducha, cenar lo que pudimos y volver a la After Party.

De nuevo otra parte fundamental de la WordCamp que fue todo un éxito, aquí la organización corrió a cargo de Lolo Marchal, el cual es un gran conocedor del mundo de la noche porque durante mucho tiempo fue un reconocido DJ y junto a Antonio Martínez montaron una muy gorda, con fuente de chocolate incluida a cargo de SiteGround.

Algunos, que somos menos fiesteros, nos fuimos a las dos de la mañana. Además yo me encargaba, junto con Ángel Moreno, de la actividad del día siguiente: “Street neworking, turismo & tapas”.

Desde hacía un par de semanas, preparamos esta actividad a fondo, aunque se planteó desde el principio, con el miedo de que pudiese llover. Por fin las predicciones decían que, al menos durante la mañana, la lluvia nos respetaría, y así fue. Nos organizamos por grupos y fuimos recorriendo diferentes puntos de la ciudad, haciendo algunas pruebas y aprendiendo un poquito de historia de nuestra ciudad.

El resultado parece que gustó mucho, y prueba de ello fue el hilo que desde los cuarteles generales fue organizando nuestro Líder con las fotos que íbamos mandando al grupo de Telegram.

Finalmente, a eso de la una y media, Ángel, con la voz completamente rota nos indicó el punto de reunión para las tapas. Y hasta ahí nos respetó la lluvia, cuando llegamos al Campo del Príncipe, empezó a caer agua como si no hubiera un mañana, y así se tiró el resto del día.

Con respecto a esta actividad, he de decir que he disfrutado trabajando en ella con Ángel como un niño, y él exactamente igual. De nuevo, se puso de manifiesto que la colaboración podía dar lugar a un resultado excelente. Planificamos juntos, trabajamos codo a codo en resumir la historia de los lugares, yo me curré unos puntos, él otros, y al final él le dio el acabado final que tanto gustó.

Por otro lado, yo hice el recorrido con la maravillosa familia de Nilo Vélez. Ya el viernes, tuve que hablar por teléfono con Fátima y conectamos al instante, y el domingo lo pasamos genial. Coincidió que a ella le gusta mucho la historia como a mí, y además sus hijos Gonzalo y Laura hacen honor a sus padres. Si Nilo es un cachondo, Fátima lo es más, Gonzalo no se queda corto, y Laura tiene más peligro que una piraña en un bidé. ¿Qué podía salir mal?

Familia de Nilo Vélez haciendo de las suyas
La Familia de Nilo haciendo de las suyas

De vuelta a casa, caí redondo en el sofá y el resto de la tarde tuve los ojos inyectados en sangre del sueño que tenía. El cansancio me invadía y el cúmulo de emociones que me producían los mensajes que veíamos por twitter, lo que acabábamos de vivir, y los mensajes que circularon por el grupo de slack de la organización, me abrumaron demasiado.

Qué le he aportado a WordCamp Granada y qué me ha dado a mi

A lo primero he de responder que lo que he podido buenamente, aparte de algunos dolores de cabeza a más de uno, y el famoso “lorem-ipsum”-gate. A lo segundo es fácil de responder: todo.

WordCamp Granada me ha permitido integrarme en un equipo del que he aprendido muchas cosas. Para empezar, del Líder (nótese que no lo había nombrado hasta ahora a posta). Fran Torres, más conocido en los ambientes como #bigotito, aquel jovenzuelo que me impresionó en aquella primera meetup a la que asistí, resultó tener una capacidad de liderazgo impresionante. Nos ha coordinado de una manera magistral, siendo comprensivo en todo momento con nuestros fallos. Ha sido firme, pero a la vez ha sabido sacar lo mejor de nosotros y mantener la cohesión del grupo. Creo que aquí ha estado uno de los éxitos de esta WordCamp: liderazgo, confianza y cohesión.

Fran Torres, líder de WordCamp Granada 2018
Fran Torres, líder de WordCamp Granada 2018

Desde un principio sabíamos que era la persona adecuada para liderar este proyecto, había viajado por múltiples WordCamps, aprendiendo de una y de otra, conocía a los mejores dentro de la Comunidad WordPress, y tenía los mejores contactos. Su compromiso con la Comunidad es inquebrantable, y eso ha sabido transmitirlo en todo momento. Ha trabajado como nadie, hizo más de lo que le correspondía y cubrió nuestras carencias sin pestañear.

Ya en los últimos días se le notaba el cansancio, su dedicación ha sido plena, y he de decir que, el 50% de la comunicación que tanto se ha alabado por todos los asistentes al evento, ha sido gracias a Fran, a Ángel y a David, que han mantenido un contacto inmejorable con ponentes, asistentes, voluntarios y patrocinadores por email.

Tres patas pa´un banco

Los otros dos pilares de este edificio han sido Ángel y David. Los tres han formado un tandem perfecto. Si Fran tiene buenos contactos en el mundo WordPress, David los tenía en Granada, y sabe cómo moverse con los empresarios. Su labor con patrocinadores ha sido básica para el éxito de esta WordCamp. Llegaron patrocinadores hasta una semana antes de la celebración del evento, y aunque alguna vez se sufrió un poco con la parte monetaria, el evento estuvo en todo momento seguro en este aspecto gracias a este trabajo. A esto hay que añadirle el ejemplo que nos ha dado David, que durante toda esta vorágine, en los últimos meses ha sufrido el enorme golpe de ver cómo se iba lentamente de este mundo su padre (una persona muy querida en el mundo del deporte y la docencia en la provincia Granada), y ninguno nos enteramos del calvario que estaba viviendo apenas a dos meses de la WordCamp.No se quejó nunca, y un miércoles de reunión abandonó discretamente aduciendo un problema familiar. Más tarde, y gracias a una amiga común y a sus mensajes posteriores en facebook, me enteré de lo sucedido. Hablé con Fran, luego pude hablar con David el domingo, justo después de despedir a su padre, y el lunes estaba como un campeón trabajando con nosotros de nuevo con una entereza titánica, que estoy seguro que su padre le inculcó.

Con este ejemplo ¿cómo se puede uno quejar de nada?. Cuando a un servidor le salía un día un grano, se enteraba todo Dios en el equipo, supongo que por eso me asignaron comunicación.

Ángel, es la cohesión junto con Fran, nos ha enseñado a entender la diversidad, a tener siempre en cuenta un punto de vista disruptivo, maneja con una mano izquierda increíble, y ha sido el artífice de cosas tan alabadas como la guardería, potenciar la presencia femenina o el propio día de turismo por la ciudad, por el que ha luchado a pesar de sus obligaciones con la organización de los voluntarios y su implicación en el resto de áreas.

Los tres mosqueteros de la comunidad WPGranada
Los tres mosqueteros de la comunidad WPGranada

Por ello, si alguna vez alguien quiere saber cuál fue el origen de la comunidad WordPress de Granada, esta foto es la que hay que poner en los libros de historia (o ebooks, o metérnosla en supositorios, o como sea que aprendamos en el futuro).

Más cosas que me ha aportado esta WordCamp, trabajar con gente tan maravillosa. La foto de los organizadores que mostró Fran en su presentación me pone ternico, porque cada uno en su momento ha dado el callo y lo mejor de sí mismo. Amal y Aurora, que tanto han ayudado antes y durante el evento, Zacarías que en silencio y sin ser un WordPressero nato como el resto, es un trabajador innegable junto con Guille, que nos ha hecho reír con su “Mala follá” granaína, haciendo ambos un trabajo excelente con la web. Dani y Raúl, el equipo de diseño, que han hecho un trabajo muy alabado desde el principio, y que han parado golpes muy fuertes. Raúl ha trabajado bajo condiciones personales también difíciles y Dani ha amortiguado los golpes de trabajo sin rechistar. Son unos profesionales de tomo y lomo que nos han dejado con la boca abierta a todos.

Lolo Marchal ha sido otro de esos regalos que me ha dado WordPress y la comunidad, el artífice del pedazo de After Party que nos marcamos (junto con Antonio Martínez), me ha acompañado en un proceso personal y laboral en numerosas caminatas que me han ayudado mucho, y su mujer Anabel hizo un trabajo durante el evento, junto con Sonia y Luciana, que superaba la excelencia.

El evento en sí me ha aportado aprender a trabajar en equipo, a ver que hay gente que hace cosas grandes, pero que las cosas muy grandes las hacemos todos juntos. He aprendido a apreciar lo que soy capaz de hacer y mis limitaciones.

Equipo de comunicación de WordCamp Granada 2018
El equipo de comunicación de WordCamp Granada 2018

Esta foto agrupa a quiénes me acompañaron el gran día del evento, con los que trabajé codo con codo y con los que, mejor o peor por mi parte, colaboré en equipo, que es lo importante aquí.

El futuro no está escrito

Aunque estoy escribiendo esto entre el lunes y el martes después del evento, la WordCamp sigue para los organizadores, que es algo que mucha gente no sabe. Tenemos que devolver material a los patrocinadores, hay que mandar correos a todo el mundo, o publicar mensajes en redes sociales, terminar de cerrar cuentas, facturación, etc.

Sin embargo, es inevitable pensar en el futuro. Por el momento, Dios dirá. Mucha gente habla ya como un hecho de la segunda WordCamp Granada, todavía tenemos que reunirnos y evaluar la primera. En cualquier caso, me he pasado prácticamente cuatro días desenfrenados trabajando codo con codo con mis compañeros, después de un año y medio viéndonos periódicamente y escribiéndonos casi que a diario, y ya los echo de menos.

No sé qué pasará en el futuro, solo sé que si este equipo quisiera contar conmigo para que nos tirásemos por un “balate” (ahí va mi aporte de palabra granaína), yo me agarraría fuerte a ellos y allá que iría.

Organizadores y voluntarios de la WCGranada 2018
Organizadores y voluntarios de la WCGranada

Agradecimientos

Creo que quien haya sido capaz de llegar aquí, puede saltarse este apartado, pero voy a tratar de ser muy breve.

Específicamente quiero dar las gracias a Fran, Ángel y David, habéis sido mis reyes magos y me habéis dado este año un regalo que jamás sabré cómo compensar.

Al resto de la organización, a todos por vuestro trabajo, a Amal por tu amabilidad y entrega; a Dani y Raúl por vuestra profesionalidad y por lo bien que lo he pasado con vosotros en diferentes momentos; a Guille por tu humor británico en modo granaíno, y por tener la cabeza tan bien amueblada, eres capaz de imponer la cordura con una palabra (a veces con una simple mirada). A Zacarías, por tu seriedad y profesionalidad trabajando; y a Antonio y Lolo, porque me habéis escuchado mis mierdas, comprendido y apoyado en todo momento.

Gracias a todos los voluntarios, pero tengo que mencionar especialmente a Sonia, mi mano derecha en el último mes, por tu entrega y buen corazón; a Aurora por tus fantásticos textos, tu sonrisa y por crecer con nosotros en esta experiencia; a Luciana por tu fantástico trabajo con Instagram durante el evento y por tu serenidad en todo momento (como diría mi abuela, “no das un ruido”); y a Ángel (el fotógrafo), porque tu trabajo ha convertido el nuestro en excelente.

Para ir terminando, a Nilo, Fátima e hijos, porque sois maravillosos; a Nahuai, Nina, Ignacio Jaén, Jaime Garmar, Fernando García Rebolledo, Carlos M. Díaz Honrado, Joan Boluda y Joan Artes, Miguel A. Terrón y tantos otros que en todo este proceso no habéis hecho más que apoyar de alguna manera, con alguna palabra, ofreciendo vuestro espacio, etc.

Por último, quiero dar las gracias y dedicar este artículo eteeeeerno a Paqui, mi mujer, que me soporta con paciencia mis cosas wordpresseras y marketeras, y que me apoya siempre, haciendo que sea mejor. Y también porque en cuatro días apenas nos hemos visto tres horas. Te quiero.

Avisos parroquiales

Se buscan 180 patitos por toda España y el mundo. Se trata de un ejército en misión especial comandado por Manolito Stone, si encuentras uno de ellos, no dudes en notificarlo por twitter mencionando a la cuenta @soyunatetera y con los hashtags #WCGranada y #debugduckarmy.

#DebugDuckArmy
#DebugDuckArmy

12 comentarios en «WordCamp Granada 2018 no termina hasta que no escribes sobre #WCGranada»

  1. Recogiendo tus palabras, vaya articulazo, por largo, más que un domingo sin dineros y por fiel, refleja perfectamente el proceso que cada uno a su manera hemos vivido desde los inicios de las meetups. Pones el valor en las personas y eso se agradece. Pequeños gestos valen mucho. Currazo desde el inicio por tu parte también, enhorabuena!

    Responder
  2. ¡jesús! ¡Este texto debería tener ISBN!

    Genial ‘resumen’, muy completo y treméndamente emotivo. ¡Qué nostalgia!

    Muchas gracias a tí por tu trabajo, impecable.

    ¡Un abrazo enorme!

    PD: Seguiremos dando por saco.

    Responder
    • Lavín Guille, no sé si tomarme lo del ISBN como un cumplido o como un aviso de que esto ha sido más largo que un día sin pan.

      Muchas gracias, ha sido un proceso fantástico, quizá también porque este año ha sido muy especial para mi, con muchos cambios y sumido en un proceso de mentoría que me obligaba a cruzar muchas barreras.

      Para mí ha sido un placer trabajar y tomar ejemplo de vosotros.

      Un abrazo

      Responder
  3. ¡Bravo Jesús! Me encanta leer crónicas de WordCamps desde el corazón porque los que hemos vivido alguna sabemos lo emotivas que son. Y la vuestra lo ha sido mucho. Habéis sabido reflejar magníficamente vuestra ilusión y trabajo y nosotros hemos podido disfrutarlo muchísimo.
    Felicidades por la gestión de la comunicación porque ha sido magnífica, gran trabajo, puedes sentirte orgulloso.
    Un abrazo fuerte

    Responder
    • Muchas gracias Pablo, me voy a poner colorao. Ciertamente lo he contado desde el corazón y en caliente porque es como estas cosas hay que contarlas. Este equipo ha sido fantástico, y creo que ha quedado suficientemente claro, lo que me transmiten estos tres “líderes”. Para mí, el resumen de todo está en la foto de Fran, Ángel y David. Es que están pa entrar a vivir. XD

      Con respecto a la comunicación, quiero recordar, que la parte directa, es decir que los correos que habéis recibido todos vosotros, patrocinadores y asistentes ha sido cosa de ellos, y ha sido francamente buena también, así que por eso quería poner de manifiesto lo que he aprendido del evento: el trabajo de la comunidad.

      Un abrazo Pablo, y ha sido un placer conocerte.

      Responder
  4. ¡Vaya peazo de crónica Jesús!

    Reitero mi enhorabuena a todo el equipazo de la WC Granada y en especial a ti, porque te has estrenado por todo lo alto. La parte de comunicación ha estado a tope desde el principio. Ya sé que has tenido muchos/as colegas ayudando, pero no te quites mérito, que te conozco, jeje!
    Espero que estas felicitaciones te sirvan para disipar (al menos un poco) el síndrome de impostor 🙂

    Un gustazo haber coincidido de nuevo contigo y deseando coincidir en el siguiente sarau, jeje!

    Seguimos en contacto.
    Un abrazo.

    Responder
  5. Bueno Jesús, que te voy a decir si ya nos lo decimos todo.

    Muchas Gracias por tus palabras. Efectivamente, tengo que agradecer a mi Padre, que soy el que más me parezco a él de mis hermanos, la capacidad de trabajo y la de sobreponerme a las adversidades.

    Se ha demostrado que somos un gran equipo, y que no hay metas pequeñas y que podemos ponernos grandes objetivos.

    Seguro que con el gusto que nos ha dejado esta WordCamp, no será la última, y nos animamos a más!

    Responder
    • Ojalá que sí…

      Que me llamen directamente por teléfono para felicitarme por el artículo y para que os felicite a todos por la WordCamp, dice mucho del equipazo que hemos formado y de lo que hemos hecho.

      Seguiremos ilusionando a la gente.

      Responder
  6. Buah Jesús, ¿qué quieres que te diga? Me ha encantado. Tengo la suerte de conocerte en persona desde hace poco más de un año y eres un tío estupendo. Aunque tú haya sido como organizador y yo como ponente, me he sentido identificado con tu historia (cambia a “Javier Casares” por “Rocío Valdivia y Mau Gelves”, y “llevar la comunicación de la WordCamp” por “preparar la charla” y el resto del artículo es igual que lo que yo he sentido: como de asistir a un Meetup acabas metido en algo tan gordo).

    De lo del Lorem Ipsum ni me acordaba, pero cuando lo has dicho he caído en el día que recibí la newsletter y pensé “esto tiene que ser una coña de la organización, ¡qué cabrones!” 😛

    En cuanto a la entrevista de Jaime Gármar, recuerdo que la escuché cuando apenas llevaba dos semanas aquí en Madrid, y oir las voces de dos amigos de la cominidad hizo que me emocionase y todo (sí, soy un ñoño, lo sé).

    La de los Joanes no la he escuchado, pero también me acuerdo de que en el primer Meetup de WPMadrid que estuve, esperando para que abriesen, cuando dije que era de Granada uno de los asistentes me dijo “Ahh, como David Pérez y Jesús Yesares, que los entrevistó el otro día el Boluda”, así que habéis apuntado lejos.

    En fin tío, en resumen, que me voy por las ramas: que eres una persona cojonuda y que lo que has hecho, junto con el resto de compañeros, tiene mucho mérito. Sigue así.

    Un abrazo desde Madrid y espero verte pronto.

    Responder
    • Tú también eres un tío estupendo, y lo mismo digo de Sonia que es una gran mujer. Me alegró, y creo que a todos nos alegró mucho que saliese tu charla para la WordCamp. Yo espero que des mucha caña ahí de nuestra parte como has hecho aquí, que te has hecho querer. Sois unos emprendedores natos, y eso solo os puede llevar a buen puerto.

      Un abrazo muy grande y muchas gracias por tus palabras.

      Responder

Deja un comentario